ESTUDIOS DE LABORATORIO QUE NOS RESPALDAN

Según el laboratorio BECAR avalado por la COFEPRIS, DIOXITEC elimina el 99.99% de los patógenos mas resistentes; certificando como germicida.

El siguiente estudio comprueba la efectividad del producto.

¿QUÉ ES EL DIOXIDO DE CLORO?

Es una molécula pequeña, volátil y muy fuerte que consiste en 1 átomo de cloro y 2 átomos de oxígeno (ClO2). En soluciones acuosas se comporta como un radical libre.

El dióxido de cloro combina las propiedades ideales de un alto potencial de oxidación con una fuerza oxidativa baja; lo que significa que puedes utilizar menos dióxido de cloro para obtener el mismo resultado desinfectante mientras tienes los beneficios de una menor velocidad oxidativa.

A diferencia de otras desinfectantes, el dióxido de cloro no reacciona con las capas de polisacáridos que rodean la mayoría de las bacterias, en vez de esto actúa directamente sobre la membrana celular desnaturalizando las proteínas al reaccionar con los enlaces de disulfuro por lo que pierden su protección y mueren.

Aunque el dióxido de cloro tiene la palabra “cloro” en su nombre, su acción química es radicalmente diferente. El dióxido de cloro actúa por oxidación lo que se traduce en que presenta muy pocas de las desventajas ambientales que presenta el “cloro” (hipoclorito).

La química del dióxido de cloro es extremadamente eficiente desde el punto de vista ambiental; aunado a esto, nuestra precisión en la dosificación y nuestra metodología de control asegura que solo la cantidad adecuada de biosida es agregada para lograr el resultado deseado. Se utiliza una cantidad significativamente menor de dióxido de cloro comparado con el hipoclorito o el bromo para garantizar el mismo resultado desinfectante.

Además, el dióxido de cloro no reacciona al aplicarse formando subproductos orgánicos secundarios, en vez de esto, después de algunos minutos de ser desechado el ClO2 se degrada simplemente en forma de sal. El dióxido de cloro es eficiente a través un amplio rango del PH, lo que significa que por cada gramo de dióxido de cloro que se aplica, la totalidad se emplea en desinfectar y matar virus, bacterias, algas, esporas, hongos, etc.